ESTUDIOS REVELAN RAZÓN POR LA CUAL EL CÁNCER DE COLON AFECTA MÁS A LOS MILLENNIALS

| 13 octubre, 2018

Hasta hace poco tiempo se creyó que los estudios preventivos sobre el cáncer colorrectal, como la colonoscopía, se recomendaban a partir de los 50 años. Pero cada vez más jóvenes de 20 y 30 años comenzaron a presentar la enfermedad, con tasas que aumentaron el promedio de pacientes de ese grupo de edad entre el 1% y el 3% hacia 2013.

En general, los nacidos alrededor de 1990 tienen el doble de riesgo de desarrollar cáncer de colon y cuatro veces más posibilidades de sufrir cáncer rectal en comparación con los nacidos en la década de 1950. Un nuevo estudio encontró una explicación posible: el aumento sostenido de las tasas de obesidad. Desde 1980 la incidencia de obesidad se ha duplicado en más de 70 países del mundo; en los Estados Unidos tiene nivel epidémico, con el 39% de los adultos en esa condición.

El trabajo que realizaron —entre otras instituciones— el Hospital General de Massachusetts General Hospital, la Escuela de Medicina de Harvard y el Centro Dana-Farber, encontró que, sobre 85.256 mujeres estudiadas, aquellas con obesidad (medida como un índice de masa corporal de 30 o más) tenían el doble del riesgo de una aparición temprana del cáncer colorrectal que aquellas con peso normal (índice de masa corporal de 18,5 a 22,9).

Uno de los autores del trabajo, el epidemiólogo del cáncer Yin Cao, de la Universidad de Washington, señaló a Vox que hay otros factores detrás del misterio: “Creo que nos estamos acercando, pero esta no es la respuesta definitiva”.

El tercer cáncer más común en los Estados Unidos no sólo se diagnostica cada vez más en millennials, sino que también les causa la muerte debido a que se lo detecta tarde. La razón principal es que la obesidad está asociada a la inflamación en el cuerpo. Pero no la inflamación positiva, como es la respuesta del sistema inmunológico a una infección, sino la inflamación crónica, que es dañina.

Cuando la respuesta inflamatoria del cuerpo se excede, obstaculiza la tarea del combate de las enfermedades. Una manera de medirla es un marcador de la sangre, llamado proteína C reactiva (PCR). Los investigadores encontraron que existe relación directa entre altos niveles de PCR y varias enfermedades crónicas, incluidas el cáncer, la artritis, los problemas cardiovasculares y la diabetes.

Y la gente inactiva, obesa o con una dieta poco saludable tiende a tener altos niveles de PCR.

Dado que el impacto de la obesidad en el riesgo de cárcel es muy difícil de desentrañar de conductas como la dieta, es posible que aquella predominante en los jóvenes de Occidente —con carne, azúcar, granos refinados y alimentos procesados— cause inflamación y se asocien a un riesgo mayor de cáncer colorrectal.

ambién Thomas Weber, director de cirugía oncológica de la clínica de Northwell Health, en Nueva York cree que la obesidad juega un papel y que probablemente no sea la explicación completa. “A muchos médicos los asombra que muchos de su jóvenes pacientes de cáncer colorrectal están en forma y son activos. Y la vasta mayoría de estos casos no tienen que ver con síndromes hereditarios”.

Para el especialista, quien organiza reuniones anuales de investigadores dedicados a resolver el misterio, lo peor es la progresión de aumento de casos: “No es que el problema es malo pero se ha estabilizado”, dijo a la publicación. “El problema ha seguido empeorando”.

Fuente: Infobae

Tags:

Categoria: SALUD

About the Author ()

Comments are closed.